ÁREA DE ECOLOGÍA SOCIAL

El "grupo consciente" es la herramienta básica de transformación que necesitamos. Es el reto de nuestro tiempo, necesario para poner luz en todo lo que nos separa y nos hace enfermar. El grupo consciente es la célula básica de la Sociedad Ecológica y Libre, y las Terapias Humanistas representan la tarea y el terreno esencial para alcanzarla.

El Área de Ecología Social, mediante la propuesta del Curso de Formación "Arte de la Comunicación Consciente" y de diferentes Talleres, tiene como objetivo fundamental la creación de grupos de aprendizaje y experimentación en el terreno de las relaciones humanas.

Brinda a los participantes la posibilidad de potenciar sus habilidades comunicativas y relacionales innatas, y al mismo tiempo desarrollar las habilidades imprescindibles para aprender el arte de ayudar a otros grupos a alcanzar sus objetivos a través de un diálogo honesto y de procesos inclusivos, participativos y productivos.

Aporta a los alumnos una amplia gama de recursos y técnicas, capaces de guiar al grupo hacia una convivencia más consciente, más femenina, circular, grupal, cooperativa y amorosa, y por tanto más curativa.

(Prevención de conflictos individuales y grupales, resolución de conflictos, mediación, comunicación no violenta y consciente, toma de decisiones, etc.).

Estos procesos conscientes de grupo, que incluyen espacios de experimentación, reflexión, creatividad y comunicación de calidad, extraen lo mejor de los participantes y despiertan su ánimo para compartir informaciones, identificar prioridades, buscar soluciones éticas y llegar a acuerdos.

El aprendizaje en el "Arte de la Comunicación Consciente" proporciona un conjunto de habilidades para que el dinamizador/a pueda garantizar el buen funcionamiento de un grupo, tanto en la consecución de sus objetivos y realización de su visión colectiva , como en la creación de un clima relacional donde reine la confianza y una comunicación fluida, empática y honesta.

Un buen dinamizador actúa como catalizador de las energías e intereses de todos los miembros de un grupo. Es el mediador del proceso y por tanto ejerce un claro papel de su rol, y es un destacado responsable del entendimiento interpersonal.

Esta facilitación ayuda a prevenir conflictos en incidir tanto en los aspectos estructurales y productivos del grupo, especialmente en la toma de decisiones y la evaluación de las estructuras grupales existentes, visibles y ocultas, como en el propio proceso grupal, desvelando problemas relacionales, situaciones de privilegio y abuso de poder y otros efectos no deseados. También ayuda a resolver conflictos, en caso de que éstos aparezcan, en combinación con técnicas diversas como el foro o la mediación.

¿Es el conflicto un aspecto inherente a las relaciones humanas?

En nuestros intentos de vida en común, muy a menudo nos sentimos impotentes y tristes al ver que un proyecto en el que estamos implicados fracasa por las tensiones y conflictos entre los participantes, o frustrados al ver cómo tantas reuniones se alargan más de la cuenta para no llegar a ninguna parte.

También es frecuente conectar con el enojo y la rabia, cuando nuestras propuestas no han sido ni siquiera escuchadas, o sentirnos heridos por las palabras carentes de amor y cuidados que otros nos han transmitido. En otras ocasiones también somos nosotros los que actuamos con esta incompetencia.Afortunadamente estas situaciones son evitables.

Ya hay muchas personas en el mundo que estamos explorando fórmulas para una convivencia pacífica, sin conflictos, basada en la consciencia y la cooperación.

Es posible recuperar la capacidad de vivir en grupo y dejar atrás el individualismo. Es posible crear un espacio de seguridad y confianza donde todos y todas podamos expresarnos sin miedo y dejar de lado las corazas que nos impiden mostrarnos tal como somos, para convertirnos en el cauce de una sabiduría planetaria, profunda y colectiva que nos habla de amor y compasión.

Podemos aprender a conocernos mejor y conocer mejor a las personas que nos rodean, a desarrollar la confianza en nosotros mismos y crear confianza alrededor, conectar mejor con nuestro ser interno y con el resto del mundo. A tomar decisiones consensuadas, resolver y transformar positivamente nuestras tensiones y conflictos con los que se muestran diferentes y valoran su diferencia, a cooperar con los demás en la realización de una visión común que nos permita expresarnos creativamente; a celebrar lo que somos, lo que hemos conseguido entre todos y lo que podemos llegar a construir.

Podemos aprender a honrar el grupo consciente. Este espacio de convivencia en el que caben todas las voces, en el que la unidad se manifiesta como un

prisma de múltiples caras que refleja la gran diversidad de seres que somos y que conforman una común-unidad.

EL ABRAZO DE LA COMUNIDAD

La Comunidad es el Espíritu y la Luz que guía a la tribu, gracias a la cual las personas se unen para cumplir un propósito específico, para ayudar a otrosa cumplir su propósito y para cuidar las unas a las otras.
El objetivo de la Comunidad es asegurarse de que todos sus miembros son escuchados y hacen entrega de los dones que han traido a este mundo. Sin esta entrega, la Comunidad muere.
Y sin la Comunidad el individuo se queda sin lugar donde hacer su contribución.
La Comunidad es el lugar que nos equilibra y al que las personas acuden para compartir sus dones y recibir los de los demás.
Si no tienes la Comunidad nadie te escucha, no tienes un lugar donde acudir al que sientes que perteneces realmente. No tienes quien afirme tu identidad y te ayude a dar salida a tus cualidades y dones únicos. Esto debilita la psique de la persona y la hace vulnerable al "materialismo" y a todo lo que le acompaña.
Además, esto hace que muchas personas con dones extraordinarios que podrían hacer contribuciones maravillosas, retengan sus dones por no tener donde aplicarlos.

Y cuando no damos salida a estos dones se produce un bloqueo interior que nos afecta desde el plano físico hasta el espiritual.

Una persona sola no puede ver muy lejos, dos personas pueden ver un poco más. En cambio si tienes todo un grupo de personas a tu alrededor que, de verdad, se ocupan de ti y te dicen: ¡Estás haciéndolo bien! !Queremos que estés con nosotros y que nos ofrezcas tus dones! Esto te ayuda a cumplir tu propósito.

La intimidad y la atracción natural entre los seres humanos impulsa el Espíritu.
El Espíritu une a las personas para darles la oportunidad de crecer juntas.
Y este crecimiento tiene una relación directa con los dones que estas personas son capaces de aportar a la comunidad.

FORMACIÓN EN “EL ARTE DE LA COMUNICACIÓN CONSCIENTE”

Contenidos Generales

-Psicoterapia Humanista.
-Pedagogía blanca y Ecología social.
-Inteligencia Emocional y Terapia Primal.
-Prevención, Mediación y Resolución de conflictos.
-Comunicación consciente.
-Habilidades Educativas y Terapéuticas.
-Diseño, Elaboración y Dinamización de Talleres.
-Biodanza, Interpretación, Músicoterapia.
-Meditación y Relajación.
-Risoterapia y Juego expresivo.
-Prácticas reales y Supervisión.

Objectivos

-Desarrollar la expresión emocional y afectiva y aumentar la capacidad de los participantes para crear el ambiente de unidad y de consciencia de colaboración, en grupo.
-Aprender a dinamizar los procesos de grupo, mejorar la comunicación consciente, desarrollar una actitud creativa ante los retos y contribuir a la consecución de proyectos comunitarios de éxito.
-Desarrollar la creatividad, la sensibilidad y la intuición, y aprender a prevenir y resolver conflictos haciendo uso de técnicas de facilitación y mediación, y lograr decisiones excelentes en beneficio propio y de la colectividad.
-Recuperar el poder personal y colectivo y la capacidad para discernir y elegir las formas más equilibradas de vivir las relaciones.
- Aprender a Comunicar en público y a Diseñar, Organizar y Conducir Talleres aplicados a las necesidades de grupos específicos y desarrollar la capacidad de cuidar, apoyar y acoger a los participantes en un proceso en grupo.