ÁREA DE MEDITACIÓN

“El principio vital de la Meditación es el eje de la Escuela Alba y está presente, se imparte y se practica en todas las otras Áreas”

TALLERES DE MEDITACIÓN CREATIVA

Si compartes la filosofía que nos inspira, y tanto si tienes serias dificultades para parar como si te apasiona profundizar en la sabiduría de la Meditación, te invitamos a formar parte de un Grupo estable de Meditación y Auto ayuda.

Contacta con la Escuela y te ofreceremos asesoramiento personalizado.

 

GRUPO ESTABLE DE MEDITACIÓN CREATIVA Y AUTO AYUDA

Ser miembro del grupo implica comprometerse a participar en un Taller mensual de Meditación Creativa y practicar la meditación regularmente en la vida cotidiana, e incluye una reducción del 40% en el precio de 35 € de cada Taller. Es decir: 1 Módulo de 4h.30m. Precio 20 €.

A elección del grupo, también organizaremos periódicamente Intensivos de Meditación de un día.

“Reivindicamos la capacidad de silenciarse como punto de partida para resolver cualquier conflicto”

SER O NO SER?
 

“Encima de esta Tierra encendida todo aquello que es débil quiere ignorar el daño" Lluís Llach

Vivimos inmersos en un sistema en el que se considera que el alma humana es propensa al mal, por naturaleza. Esta es una creencia falsa y terrible que ha generado y genera, desde la sombra, toda la destrucción y el sufrimiento que conocemos. ¿Qué puedo esperar de mí mismo si pertenezco a una sociedad de gente malvada? Qué concepto puedo tener de mí mismo si desde el momento de nacer, escucho el mismo discurso, y a mi alrededor se apoya esta creencia?

No nacemos con este estigma ni con esta maldad original. Somos polvo de estrellas, que iniciamos nuestro camino puros y llenos del amor que inunda el universo. La maldad sólo se introduce en un humano fruto del maltrato, la violación y la pedagogía negra, recibida en la infancia y la adolescencia.

Las creencias, o código existencial, que imperan en la sociedad humana, anulan deliberadamente la posibilidad real de conexión con nuestra naturaleza más genuina, el Ser. Las normas oscuras impuestas desde hace siglos nos alejan de la salud, la felicidad, la colaboración, la paz, la espiritualidad y la magia, y nos fuerzan a una existencia virtual y antinatural. Es imprescindible que aprendamos a revisar estas creencias, a consciencia, para que puedan dejar de condicionar nuestras vidas. Y la única forma verdaderamente efectiva de lograrlo es a través del silencio y la observación, que nos proporciona la experiencia de la Meditación.

La humanidad se ha hecho adicta a seguir cualquier tipo de dogma externo, hasta el punto de aceptar cualquier opción, por dura que sea, antes de volver a conectar con el interior y tener como guía a la voz de la Consciencia.

Estamos ante una situación grave, por la pérdida de la capacidad de contemplar y comprender la realidad objetivamente y atender a nuestras necesidades reales. Aceptar la realidad, sin más, es una conducta que proviene de la represión mediante el tirano adiestramiento en la absoluta obediencia a los adultos, y la cobardía y la ignorancia secundarias a este adiestramiento. La aceptación sólo es un punto de partida necesario para profundizar en el desequilibrio, no un acto de resignación ante los desequilibrios.

Un error grave y muy común consiste en huir de mirar cara a cara las dificultades, problemas, conflictos, enfermedades o desgracias, por la falsa creencia de que así desaparecerán o se alejarán de nosotros.

Somos víctimas de un gran engaño. De una ceguera que nos mantiene sujetos a un patrón inconsciente de obediencia y sumisión al poder de la injusticia, a no poder ser honestos y sinceros con nosotros mismos y en auto engañarnos creyendo, además, que vamos por el camino correcto.

La sociedad humana no funciona porque la gente se traiciona a sí misma y no quiere, o no puede, ir a la raíz de los problemas para solucionarlos.

Además, si miramos atrás en la historia o observamos el momento presente, nuestra supuesta inteligencia, que ha brillado y brilla por su ausencia, no nos sirve de mucho en este tema ya que parar para indagar en el interior y sentir, ha sido siempre una tarea de inmensa dificultad para cualquier persona.

El sistema ya se ha ocupado de adiestrarnos y forzarnos a que concentramos nuestra atención y nuestra energía en el exterior y en que experimentemos una gran dificultad para silenciarnos e interiorizar.

La buena nueva es comprender que la liberación de las conductas pecaminosas, neuróticas y psicóticas, únicamente la podemos conseguir con la desaparición de determinadas creencias y acciones que las sustentan. El enemigo (sólo al inicio), que hay que transmutar y con el que hay que pactar, el ego, está en el interior de cada individuo y el trabajo a realizar es a través del Amor propio, el Valor , la Dignidad, la Observación sincera y la Consciencia.

medi9.png

Es necesaria una visión bastante pesimista-realista, para que suceda un cambio real. Negando que se padece un cáncer, no se puede curar un cáncer. Soñar, ver o hablar de la necesidad de un mundo mejor, creer en nuestras capacidades, confiar en que el universo nos apoya, no es suficiente para lograrlo. Todo esto se queda en nada si seguimos evitando afrontar la oscuridad impuesta que parasita en el interior y entender cuál es su origen y modificarlo.

Hoy, una vez más, mientras la humanidad en su inmensa mayoría duerme abrazada a la falsa tranquilidad del que prefiere ignorar el peligro, por falta de valor para mirar en el interior y abordar la gravedad de la situación, se inicia un nuevo día en el Planeta Azul.

Tras la apariencia de normalidad, progreso y libertad para unos, y miseria y muerte reales para otros, la humanidad sigue siendo naturaleza conquistada, violada y cautiva, y las mentes enfermas se preparan para iniciar una nueva jornada de torturas y tormentos cotidianos, tanto en la sombra como a cara descubierta.

Sólo si nos interesamos apasionadamente por conocer y recorrer los secretos de la maldición que corroe al mundo desde el interior, podremos por fin llegar a las causas, a la raíz, y deshacer el hechizo. Y cuanto más insistamos en el atrevimiento y la valentía de desobedecer y no tolerar la tortura impuesta, con más claridad podremos apreciar el daño sufrido.

A través del estudio, el silencio interior, la reflexión sincera, la autodisciplina, la voluntad puesta al servicio del amor verdadero, podemos recuperar el Ser, redescubrir quiénes somos y lo más importante, el valor para amar el que somos.

Y por fin, desembarazarnos de esta oscura energía, de esta personalidad artificial impuesta y recordar y entender que en la verdadera vida que nos espera, más allá de la inconsciencia, no existe la desigualdad ni el egoísmo, y lo que predomina en todo momento es la autenticidad y la cooperación. Y que las conductas tóxicas de violencia, incomprensión, indiferencia, insensibilidad, inconsciencia e individualismo que manifiesta la humanidad habitualmente, son impuestas, no nos pertenecen y no son nuestra naturaleza.

medi5.png